EDÉN

Daniel Andrés Martínez

Image

 

Camino hacia ti, 
Para salvar la hermosa rosa,
Antes que caigan los pétalos,
y pierda su belleza, su mismo vástago está débil. 

Naturaleza 
Gracias por conceder una rosa, 
Una divinidad, luminosa,
y conceder, otra rosa, 
más hermosa, que la rosa. 

El sol durante el día concede su luminosidad, y la transforma en una Beldad. 
La noche junto al astro,
regalan el Plenilunio a ella,

Ella es dueña del edén, el mismo Céfiro llama a su amado, a la distancia, antes que el Lucero deje alumbrar su núcleo, ése núcleo llamado amor, solo entienden ellos.

Edén dejad que la Beldad, ame a su amado,
ella luminosa, estará junto a él, cada noche, amando y entregando su amor, como el Dios Baco, que otorgó la libertad de amar.

Princesa olvidad el pecado, conocerás, la eternidad, ese pecado que ¡prohíbe amar al otro!   dejad que tu corazón hable por ti, y no otro.
Abandonad tu alma por mí, yo dejaré mi alma por ti. 

El momento no existe, ese momento se llama " voluntad ", voluntad de amar, y nada más, tú corazón, días, noche, penetra en el mío.

A distancia siento la pulsación de tú corazón, que quiere estar junto a mí. Anhelo sentir tu piel, mirar tú rostro, hasta el amanecer.  Este amor, nos llenará de alegría, y te invitare a la máxima, conocerás el amor, no todos llegan, porque, para llegar a la máxima, debe haber honradez y perfección de amar, quiero llevar tu alma y ser privilegiado, lleno de júbilo y gozo.
No  todos alcanzan la máxima del amor, Beldad, tú eres prohibida, pero llegareis conmigo a lo alto de todo, y así reiremos tantos que no tendremos tiempo de pensar en el pasado, ni en el futuro, porque viviremos solo para amarnos, no para pensar en el  tiempo ,y nuestro tiempo se llamará amor, amor. 

Edén, esta vez me llevo la rosa, más hermosa.
Naturaleza, Gracias