VOTAR O NO VOTAR

Luis Atria

Image

El 19 de Noviembre se llevó a cabo la elección de Presidente, Diputados, Senadores, según la región correspondiente, y por último, la de Consejeros Regionales;  sufragó alrededor del cincuenta por ciento del electorado habilitado.

Cómo el resultado emanado de las urnas para Presidente no le dio a ningún postulante el porcentaje necesario para ser electo, habrá una segunda vuelta   entre las dos primeras mayorías: Sebastián Piñera y Alejandro Guillier.

A partir de esa misma noche comenzaron las elucubraciones de los distintos medios periodísticos para intentar saber cómo lo harían los distintos comandos políticos para atraer a su favor a los votantes de las otras listas.

En el caso de Piñera, éste tiene a la mano los electores del otro aspirante de la derecha, Kast, pero aún le faltarían votos para alcanzar el 50% más uno necesario para ser declarado ganador de los comicios.

Los ojos de este candidato están dirigidos entonces a un sector del centro político, a una parte de la Democracia Cristiana, ya que aunque su directiva declaró que apoyarían a Alejandro Guillier, tiene esperanzas de restarle parte de su apoyo.

Alejandro Guillier, representante de la centro izquierda, alcanzó un poco más del veintidós por ciento de los votos. Otra candidata, más a la izquierda obtuvo el 20% de los sufragios y, entre otros candidatos del mismo sector, alrededor del 10% más.

Sumando todos los votos que no pertenecen a la derecha, bastaría para ganar las elecciones, somos la mayoría los que queremos que se profundicen más las reformas hechas y avanzar en otras tantas, pero…

Aquí comienzan los problemas. Por un lado el  sector del Frente Amplio que logró una gran votación con Beatriz Sánchez, faltándole muy poco para haber ganado la posibilidad de estar en la segunda vuelta electoral, ha hecho varias declaraciones con respecto a lo que optarían para esta segunda elección.
Es verdad que los candidatos no son dueños de los votos ni de los electores; los ciudadanos cada vez más votan por personas que los representen y/o por proyectos afines a sus gustos políticos.

Pero existe otra verdad irrefutable: ¡NO DA LO MISMO QUIÉN GOBIERNE!, la centro izquierda que ha gobernado ha realizado muchas reformas sociales y políticas que han permitido una mejora en la calidad de vida de los chilenos y chilenas.

Somos muchos los que hubiésemos querido estas reformas más profundas, no hay que olvidar eso sí que todo cambio político debe ser aprobado en el Congreso y no existe la mayoría en votos para ese efecto.

Gracias a lo anterior, hasta la derecha se ha visto obligada a hablar de reformar algunas cuestiones que no están bien, pero sabemos que a ese sector no le conviene realizar grandes cambios ya que perjudica sus intereses.

Los sectores que no están en la “Fuerza de la Mayoría” tienen en sus manos decidir: Votar o No Votar por Alejandro Guillier, pero también es cierto que ellos no tienen ninguna obligación de incorporarse a ese posible gobierno.

Serán oposición, pero constructiva y además está claro, sus posiciones tienen más posibilidades de concretarse con un gobierno de centro izquierda que con uno de derecha.

Ahora, no es bueno que un sector le exija a otro una definición determinada, unos consiguieron más del 22% de los votos, otros más del 20% y la DC casi el 10%. Quedan dos candidatos que sacaron un 5% que también ayuda.

El próximo gobierno no tendrá mayoría en el Congreso, ninguno de los dos postulantes, pero habrá un sector progresista que sumado podrá conseguir los cambios que la ciudadanía espera y será más difícil si la derecha es quién gana la elección.

HAY QUE DECIDIRSE Y EL 17 DE DICIEMBRE IR A VOTAR, MIENTRAS SEAMOS MÁS LOS Y LAS QUE LO HAGAMOS, MAYOR ES LA POSIBILIDAD DE TRIUNFO.